“Cuando crees ya no poder más: F4:13?” 

Por: Charlie Sherpa

Algunas personas me han preguntado, si en mis investigaciones he descubierto el por qué pareciera que unas personas  sufren más y algunos otros no se enfrentan a momentos de adversidad; incluso me han casi asegurado que ellos creerían que yo sería de “ese segundo grupo” de seres humanos con alguna “protección especial” al dolor o sufrimiento,  pues saben que hablo de la filosofía TodoPositivo, de la alegría y que represento a un clown lleno de energía y sonrisas.  

 

Te voy a responder como lo suelo hacer,  desde el corazón y siendo vulnerable: soy una persona imperfecta y expuesta a momentos de dolor como lo somos todos los seres humanos.    Nos mueve como empresa, ver el “vacío” en el corazón atormentado de muchas personas y el no saber que hacer en esos momentos.  He vivido ese vacío y ese dolor al igual que tú, más en mi familia hemos encontrado y te quiero compartir nuestra Fórmula F4:13.   ¿Es un químico?, ¿fármaco?, ¿libro milagro?, ¿terapia?     ¡Nada de eso!

 

Es ni más ni menos que ¡Dios en la persona de Jesucristo!

 

F4:13 es una especie de abreviatura del pasaje contenido en uno de los libros de la Biblia, Filipenses 4:13 y que dice así:

 

“TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE”

 

(Cierra tus ojos unos momentos y dilo en silencio, sintiendo lo que dices, repítelo varias veces)

 

Te comparto que por momentos he dicho “no puedo más”. Circunstancias muchas: enfermedades propias o de un ser amado, agotamiento, vencer una debilidad que me lastima o daña a otros.  Quizá te ha pasado y has creído que todos, incluso Dios, se ha olvidado de ti.  Has perdido fuerzas y la esperanza de que “saldrá el sol” posterior a la tormenta; justo ahí es en donde puedes invitar a Dios recordando F4:13.  ¡Cristo está conmigo y me fortalece!

 

¿Qué se necesita? Quizá te preguntas si es tan sencillo; ¿Dios es mago?   Jesucristo es Dios y quizá oíste de Él desde niño, más quizás no lo has invitado y dejado actuar en tu corazón. 

 

En este espacio hablaremos de Él en una forma sencilla, amorosa e inclusiva para todos,  platicaremos de algunas de las lecciones y promesas que nos dejó y de las cuales podrías aprender y dejar que Dios transforme tu vida como lo ha hecho en mi y en millones de corazones a veces apagados.

 

¿Qué puedes hacer ahora? Abrir tu mente y corazón al gran amor de Dios para ti al mandarnos a su hijo Jesucristo a la tierra a vivir como tu y yo, y morir por nuestras fallas para salvarnos.

 

Hagamos una breve oración juntos:

“Dios que eres bueno, quizá me había olvidado de ti y del amor que me tienes, gracias por permitirme reencontrarme contigo hoy y aceptar que me amas y que mandaste a tu hijo Jesucristo a morir por mi para darme una vida eterna. Te pido me fortalezcas en estos momentos de dolor y cansancio, te invito a mi vida para transformes mi corazón, gracias porque me escuchas y me das fuerza para seguir adelante; en el poderoso nombre de Jesucristo, Amén “

 

La oración la puedes hacer desde tu corazón como un amigo habla con otro o un hijo con su papá que ama. Dios quiere tener una relación contigo. 

 

Te prometo mi compañía en la oración, mantente atento de ver la mano amorosa de Dios y si gustas puedes comentar tus reflexiones y experiencias conmigo. Te invito a que pienses a que otra persona podría llenar de fuerza el Plan F4:13 y le puedas compartir tu experiencia y ésta liga.

 

Vamos ConTodo.  F4:13

Dios contigo